Critica. ‘Carne de neón’, violencia extrema sin sentido

29 01 2011

Antonio V. Quintana. Segunda película de Paco Cabezas que te deja con mal sabor de boca. No es una decepción, a pesar del producto, es coraje, porque sigue mostrando sus virtudes como director. Una película que  solo tiene como gancho a Mario Casas para que siga luciendo palmito. Una trama sórdida. Ricky es un  joven delincuente, el típico chulo de su barrio. Vive de los trapicheos de los bajos fondos, se dedica a diferentes tareas junto con otros compañeros de fatiga. Mantiene a raya a travestis, prostitutas. Su madre sale de la prisión y en agradecimiento por sus detalles de cariño, le regala a su hijo un club, el Hiroshima, donde se reúne la flor y nata de los delincuentes. Una pandilla para enmarcar: un chulo, un travesti y un homosexual.

Un producto difícil de calificar, entre la comedia negra y el drama callejero, con escenas explicitas de violencia desmedida, gratuita, sin sentido, una violencia extrema que se intenta justificar por la descripción de los ambientes delictivos, para darle mayor realismo. Pero no se entiende ni se justifica. Un intento dramático fallido, sin continuidad en la historia, un caos que te deja perplejo y sin ganas de nada. La puesta en escena también es fallida. Por lo demás, Cabezas demuestra que es un director que tiene todavía mucho que decir, sabe dirigir las escenas de acción con cierta maestría, una potencialidad que tiene que explotar. Seguimos esperando otra oportunidad.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: