Critica. ‘Blackthorn’ (Sin destino), un western intimista

5 07 2011

Juan J. Loza. Una vuelta a lo clásico, un nostálgico western dirigido por Mateo Gil con unas magníficas interpretaciones de Sam Shepard y Eduardo Noriega. Destaca la historia, un guión bien diseñado (Miguel Barros), que dibuja a los dos protagonistas. Un solitario y legendario forajido, Butch Cassidy, retirado en un cortijo boliviano y que decide volver a casa y recomponer su vida. Un joven español ingeniero de minas, perseguido porque ha robado a un despiadado dueño de una mina. Un notable western intimista que reconstruye con sobriedad y notoriedad el ambiente de unos forajidos que huyen de la justicia. La crueldad, la decadencia dejan paso a la posibilidad de redención por la amistad, la lealtad y los principios de una justicia por la defensa a los más débiles. Mateo Gil, conocido por ser el guionista de Alejandro Amenabar (Tesis, ‘Abre los ojos,’‘Mar adentro’, ‘Ágora’), dirige su segunda película y rinde un homenaje a los clásicos, con algunas referencias y parecidos a ‘Dos hombres y un destino’. Nos sorprende por su dirección, por su puesta en escena y por su eficaz manera de grabar unas escenas en las increíbles llanuras y maravillosas montañas de Bolivia. Gil muestra una excelente dirección de actores en la que destacan las interpretaciones de sus protagonistas. Sam Shepard se luce en el papel de Bush Cassidy, que junto a Sundace Kid, huyeron de Estados Unidos, y murieron en 1908 en Tupiza (Bolivia), durante un tiroteo con el ejército. Pero, Cassidy ha pasado veinte años escondido en un perdido valle, con el nombre de James Blackthorn. Shepard muestra con credibilidad la dureza y la humanidad de un personaje que busca volver a un hogar y un pasado que le persigue para reconstruir lo que perdió. Eduardo Noriega, hace la mejor interpretación de su carrera. Un joven que ha robado la caja de una mina, el encuentro fortuito con Blackthorn en las llanuras bolivianas, le pide ayuda para su huída y compartir el botín. Además, destacan los secundarios, Magaly Solier (‘Amador’), una joven boliviana, Yana, que se dedica a la cría de caballos y mantiene una feliz relación con Blackthorn, junto a  Nicolaj Coster-Waldau, Padraic Delaney que interpretan a Butch Cassidy y Sundance Kid en los flashbacks que se van intercalando para dar más intensidad y emotividad a la historia. Una notable película, un western intimista que deja un sabor de buen cine, un salto de calidad. Un muestra más del buen hacer del cine español

Anuncios

Acciones

Information

One response

10 01 2012
Nominados a los Goya 2012 «

[…] CRITICA  ‘Blackthorn’ (Sin destino), un western intimista […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: