Critica. ‘No tengas miedo a la oscuridad’, ¿una película de terror?

26 12 2011

Antonio Martín. Veamos como digo esto suavemente… ¿se puede grabar una película de terror que resulte amable e incluso casi para todos los públicos?; ¿se puede grabar una película que de tan poco terrorífica acabe resultando casi una comedia?; ¿se puede actuar peor que Katie Holmes?…

Dios Santo… qué pedazo de bodrio de película. Producida por Guillermo del Toro (que poco a poco va cerrándose en un submundo de películas de imaginería parecida tipo “cuento de navidad”, fábulas grotescas y similares) y dirigida por Troy Nixey, que ya realizó una especie de película de terror tipo “cuento de hadas” que fue lo que decidió a Guillermo del Toro para elegir a este director como artífice final de esta imposible película. Seguramente el telefilm de 1973 en el que está basada la película sea infinitamente mejor, así que indagaré al respecto y seguro que me llevo una agradable sorpresa, como suele ser habitual en todo tipo de remakes.

Para comenzar, la casa donde se desarrolla la película es tan gótica y victoriana que da hasta risa… a lo The Hauting, vaya, con escaleras tan recargadas y rocambolescas como el estúpido guión de la película… y entiéndaseme bien, no es que la idea sea mala del todo, es que el producto final es cuasi infantiloide, con unos bichejos más cercanos a las películas animadas de PIXAR que a una película de terror.

Lo peor es que nos intentan vender la película como el súmun de la atmósfera y el miedo, con críticas de expertos en cine alabando hasta lo indecible la sutilidad (¿es sutil un bichejo de 15 centímetros de alto haciendo el payaso con un destornillador en las manos?) y la atmósfera (¿se referirán con atmósfera a la humedad que hay por toda la casa, con más niebla que un videoclip de Europe?…)

Ni la actuación de Guy Pearce se salva (y mira que me gusta este actor), por no hablar de una anodina y demacrada Katie Holmes, cuya actuación resulta tan patética e imposible de creer que da vergüenza ajena… vaya, que entre los dos hacen la pareja más vacía y sin gracia de la historia del cine.

La música pasable, muy estereotipada y sin alma, y la fotografía excesiva y recargada… y paro ya que se me está subiendo la tensión nada más de pensar en el tiempo gastado en semejante bazofia.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: